Este es un blog de Letras Mágicas. Letras mágicas, que traigo de mundos lejanos, mundos fantásticos. Letras Mágicas que encuentro a la vuelta de la esquina, donde la magia también existe pero pasa desapercibida. Letras Mágicas que nacen en noches de cielo estrellado, noches tristes, silenciosas. noches de insomnio.
Letras Mágicas que aparecen en días soleados, en tardes de primavera, entre mates y sonrisas, como melodías que nos alegran el corazon.
Letras Mágicas que desentierro con él viento de la imaginación.
Esto es Letras Mágicas, un blog de historias y relatos, de cuentos y poesía, míos y de alguien más, de cualquiera que me preste sus Letras Mágicas para compartirlas.
Si andas con algo de tiempo y ganas de leer. Te invito a visitar De Letras Mágicas.

Sobre mi

En esta entrada voy contarles un par de cosas sobre el dueño de este blog. Como solo puede hacerlo alguien que lo conoce desde que era un cachorro.





Les presento a Fernando Dario, que es el papá de tres hermosos niños, Maitena, Felipe y Olivia, son los responsables de que ya no pueda hacer una pequeña siesta, ni que tampoco pueda sentarse a leer a sus anchas, ni muchos escribir, pero también son los responsables de que en su rostro siempre haya dibujada una sonrisa que se extiende hasta lo más profundo de su corazón.

Casado con una hermosa mujer de hoyuelos en las mejillas, y de tierna sonrisa. Una guerrera de la vida, además de tener las piernas más bonitas del mundo. Su nombre es Fabiana y es su compañera de la vida en los buenos y malos momentos.



Un jugador de fútbol, de esos que dejan todo en la cancha, dueño de una pegada potente, hábil y goleador, que a pesar de los años y uno que otro kilo de más, sigue conservando la magia intacta, o eso dice el.






Por orden inquebrantable de su propio padre, orden que ya estaba establecida desde antes que naciera, fue convertido en hincha del club más grande de Argentina: Boca Jrs.
Club al que profesa un amor incondicional y hasta irracional.


Le encanta el cine, más que los actores, está pendiente de los directores y no teme en recomendar a alguno de estos genios del séptimo arte: Quentin Tarantino, Guillermo del Toro, Martin Scorsese, Zack Snyder, Woody Allen, Hermanos Wachowski, Christopher Nolan, Guy Ritchie, Clint Eastwood, Tim Burton, entre otros.



Siempre lleva algo de música encima, mientras maneja de noche por la ruta, cuando lee e incluso cuando tiene tareas domésticas que atender. Es el rock and roll el que le marca el pulso. En la banda sonora de su día a día, podrán encontrar a estos artistas: Los Redondos, Charly García, Las Pelotas, La Vela Puerca, Zumbadores, Guasones, Ivan Noble, La Renga, Andando Descalzo,  además de bandas como The Beatles, U2, Rolling Stone, The Ramones, Bob Dylan entre otras.



Que hoy este pequeño blog respire se debe más que nada a un temprano amor por la lectura, autores como Phillip Pullman, Haruki Murakami, Alejandro Dolina, Arthur Conan Doyle, C. S. Lewis, J. R. R. Tolkien, Neil Gaiman, Roderick Gordon y Brian Williams, Valerio Massimo Manfredi, Tomás Eloy Martínez, Gabriel García Márquez, Ernesto Sabato, John Connolly. Lo ayudaron a escapar a mundos lejanos, fantásticos, mágicos. Maestros inspiradores que hoy son su guía en los primeros pasos como escritor.

Ademas de libros es un devorador de comic. Fanatico del Caballero de la Noche, de sus historias, de sus miles de regresos. Gran admirador de la obra Alan Moore, Geoff Johns, Scott Snyder, Frank Miller, Mike Mignola.
Y junto a los cómic también creció un amor por los videojuegos, por la Gran N y sus consolas. Mario y el héroe del tiempo Link están incluidos en sus grandes pasiones.









Desde muy chico que estoy a su lado, mutando de un lápiz a una birome, aun cuando el teclado es el que tiene la parte final, sigo estando con él, firme en su mano. Desde que empezó con sus primeros garabatos, las primeras poesía y cuentos que nacían de su imaginación, a veces como una manera de contar lo que le pasaba, miles de emociones que se desparramaban en una hoja y se convertían en mágicas historias. Entre tazas de te, bollitos de papel y trasnoches.




Y espero seguir junto a él, siguiendo las huellas de sus letras y sueños.