Este es un blog de Letras Mágicas. Letras mágicas, que traigo de mundos lejanos, mundos fantásticos. Letras Mágicas que encuentro a la vuelta de la esquina, donde la magia también existe pero pasa desapercibida. Letras Mágicas que nacen en noches de cielo estrellado, noches tristes, silenciosas. noches de insomnio.
Letras Mágicas que aparecen en días soleados, en tardes de primavera, entre mates y sonrisas, como melodías que nos alegran el corazon.
Letras Mágicas que desentierro con él viento de la imaginación.
Esto es Letras Mágicas, un blog de historias y relatos, de cuentos y poesía, míos y de alguien más, de cualquiera que me preste sus Letras Mágicas para compartirlas.
Si andas con algo de tiempo y ganas de leer. Te invito a visitar De Letras Mágicas.

domingo, 12 de febrero de 2017

Letras Mágicas — Aprendio a volar — Fernando Dario

—Aprendio a volar—

No era un pájaro, tampoco un avión, menos unos de esos dron que están de moda. Era una persona, las más simple de todas. Simple e insignificante, así era como se sentía todos los días de su vida. Menos aquella tarde.
Aquella tarde mientras sentía como el viento se estrellaba en su rostro, los miraba a todos desde arriba, sintiendo pena por ellos que seguían y seguirian con sus vidas tristes y rutinarias. Él aquella tarde escapó de todo eso.
Todo lo que lo había llevado hasta ese momento, iba desapareciendo. Miles de malos recuerdos que antes eran como pesadas piedras que lo aplastaban, ahora se disipaban como humo. Todo lo malo e incluso lo bueno ya no importaba.
Mientras volaba sintió una felicidad que pensó nunca iba a sentir.
Cada metro, tenia mas sentido que miles kilometros recorridos, de idas y vueltas a ningun lugar.
Cada segundo valía mucho mas que todos los años arrastrados en una agonía silenciosa.
Pronto todo iba a terminar, lo que podía pasar después lo tenia sin cuidado, no quería pensar en nada mas que en aquel momento. Quería disfrutar aquel breve momento, sin pensar en todas las partidas perdidas contra la vida, en todas las malas decisiones, en todo aquello que lo había llevado a aquel momento. Solo quería eso, por una vez no pensar en nada. Mientras volaba olvidaba. Mientras volaba fue feliz.